Ir al contenido principal

Entradas

Destacado

Edward o el Caballero Verde, Parte XIII

El águila tricéfala Los cascos de Diamante resonaban entre los árboles, y habían llegado a ser un verdadero fastidio para Alcico y los suyos. El acero del caballero guiaba como una tea refulgente a los bravos que le seguían en la espesura. Casiano, por su parte, sabía a dónde enviarlos, respondiendo a las llamadas de auxilio de las distintas aldeas del interior. A pesar de todo, las fechorías continuaban, y mientras se restablecía la justicia en un lugar, un nuevo ataque ocurría en otro. El señor de Dórida seguía lejos, en la capital, y el regente de Namisia se hacía cargo de ambos lugares, sin demostrar demasiado interés por la anarquía de los bosques: mientras las ciudades tuvieran calma, parecía no importarle la suerte de las aldeas. Pasaba el tiempo y los nombres de Casiano, asociado al de Edward, como señor y como caballero, se hacían más y más populares en la región. El que la importancia de Urbia fuera apenas un poco mayor que la de los poblados que defendían era un dato irrelev

Últimas entradas

Edward o el Caballero Verde, Parte XII

Edward o el Caballero Verde, Parte XI

Edward o El Caballero Verde, Parte X

Edward o el Caballero Verde, Parte IX

Edward o El Caballero Verde, Parte VIII